Ventajas de los centros de lavado de Ropa

Los centros de lavado, son electrodomésticos  que han revolucionado y cambiado en mucho muchos aspectos de las sociedades modernas y por ende el cambio a nuestras formas de vivir y/o habitar este planeta.

Las sociedades han crecido de tal manera que hoy en día les toma mucho tiempo a las personas trasladarse de un lugar a otro, la economía ha generado un cambio en el que las sociedades aglomeradas en ciudades pasan más tiempo ocupados en tareas que absorben su tiempo fuera del hogar en el que se ha tenido que optimizar el funcionamiento del hogar, aunado también a que estas aglomeraciones citadinas han provocado una reducción de los espacios en la vivienda en los que cada vez existen menos espacios al aire libre dentro de los hogares, los cuales se tienen que aprovechar al máximo.

Las secadoras son propicias en lugares donde suele llover con mucha frecuencia y los días son tan frescos que la ropa tarda mucho en secarse; también en las casas en las que no hay un buen espacio para tender la ropa y queremos evitar tener un tendedero portátil de forma perenne en algún dormitorio o en el salón. Por último, son sin duda adecuadas para personas mayores o con movilidad reducida.

También es muy útil para jóvenes estudiantes que viven en comunidades o campus universitarios ya que pueden facilitar mucho el trabajo y ahorrar mucho tiempo y  dinero en la tarea del lavado de la ropa.

Si tu habitas en un condominio, en un apartamento, en un hogar en que los espacios abiertos son reducidos puede ser que una lavadora de combo, con secadora sea una solución eficaz a las necesidades que exigen tiempo y espacio para otro tipo de tareas.

Este tipo de equipos permiten un ahorro en dinero de hasta un 45%, ya que casi al mismo tiempo puedes estar ejecutando 2 acciones y si eres listo, puedes ahorrar el doble de agua, lo cual permite lavar un número mayor de ropa en un tiempo menor, casi al 60% del tiempo ejecutado si omitiéramos el secado acelerado de la prenda.

Estos aspectos son de mucha importancia es saber elegir la ropa que vas a ponerte ya que hay que considerar que en este tipo de lavadoras la ropa puede arrugarse más que con el procedimiento tradicional, por lo tanto es bueno que te prevengas ante estas posibilidades, puedes lavar ropa con tejidos más gruesos y al final las que tienen tejidos más delgados para prevenir el planchado de estas últimas.

Una ventaja importante es que tu puedes programar en una sola ejecución y solo sacar esta ropa para ser doblada.

Es importante considerar en comprar una máquina buena ya que dependiendo de la marca, será la duración de la misma si compras una buena máquina no tendrás problemas aunque estén las dos cosas en la misma máquina. La secadora independiente tiene ciertas ventajas, puedes secar una cosa a la vez que estás lavando otra, suelen tener más capacidad (el tambor es más grande) y en algunos modelos el rendimiento es superior. Por otra parte, las ventajas de la lava-secadora serían: menos espacio, algo más barato y la posibilidad de lavar y secar con un sólo programa (metes la ropa, eliges programa y te olvidas hasta que el momento de sacar la ropa seca).

También es importante considerar que hay cierto tipo de ropa que simplemente no es posible meter en este tipo de secadoras. Eso lo tiene que poner en la etiqueta para prever siempre algún descontento, las piezas más problemáticas, o son “prendas muy sinténticas” (plasticurri puro), o con “impresiones” malas (el típico pijama/chandal/camiseta con un muñecote de plástico “pegado” más que estampado) o demasiado delicadas (ojo a las sedas, encajes y cosas así).

Las secadoras secan en función del tiempo y temperatura que pongas y  también depende del tipo de prenda. Si es un vaquero o una sudadera muy gorda y le pones poco tiempo seguro que algunas partes saldrán húmedas. Claro que si la colada es “mixta”: camisetas, calcetines, toallas… unas cosas se van a quedar secas y otras algo húmedas. En esos casos es mejor poner el tiempo necesario para las piezas pequeñas, sacarlas cuando estén secas y seguir otro rato con las grandes. No olvidemos que un buen centrifugado hace la mitad del trabajo de secado.

Si puedes no usar la secadora mucho mejor. Es un gasto bastante alto para algo que puedes hacer gratis. Por ejemplo, ahora en invierno seguro que tendrás la casa calentita con la calefacción. Búscate un tendedero de eso plegables que no sea muy grande y tiende la ropa dentro de casa. Si la centrifugas bien seguro que no gotea y puedes tenderla en casi cualquier sitio (además te dará humedad al ambiente, que siempre se reseca con la calefacción).

Por último, da igual cómo sea la secadora (con lavadora o no), la mayoría de las averías se producen por no limpiarle el filtro. Eso es fundamental, así que no lo olvides, entre otras cosas porque primero tendrás peores resultados en el secado y después tendrás una avería seguro.