Lavadoras de Monedas: un negocio próspero para ciudades en crecimiento

Las ciudades en crecimiento experimentan un fenómeno llamado población “flotante” relacionado directamente con los servicios y oportunidades que ofrecen a un sector de la población en el País.

Este fenómeno crea pequeñas o grandes concentraciones de gente que llega a vivir a la ciudad pero que no precisamente tiene las intenciones de establecerse por completo y esto genera necesidades y servicios diferentes.

Vamos a enfocarnos en algunos de los fenómenos y los perfiles:

Estudiantes.

Existe una necesidad, un mercado y una responsabilidad alrededor de todo este fenómeno, las poblaciones y concentraciones de estudiantes son cada vez más comúnes en las ciudades que tienen una oferta de estudios para la población joven en provincia y esto a su vez ha generado una necesidad y una dinámica alrededor de esta necesidad.

¿Cómo lavan la ropa estos estudiantes?

Alrededor de muchas de las universidades se han creado módulos de vivienda y fenómenos de concentración estudiantil pero hemos visto que hay una oferta que no ha sido cubierta con precisión y en su totalidad, la demanda del lavado de ropa, en ciudades grandes, (no las urbes como el Distrito federal, Guadalajara y Monterrey) en las que este tipo de servicios es ya muy común, hay ciudades en las que hay un mercado que aún no se ha detectado en su totalidad y la necesidad que existe, ciudades como San Luis Potosí, Aguascalientes, Zacatecas, Querétaro, Puebla y muchas ciudades turísticas en las que existe éste fenómeno de población flotante hay una necesidad aún no explotada que es la de el lavado de ropa de forma sencilla, práctica y segura.

Los aspectos más incómodos con los que se topa este tipo de mercado son los siguientes.

1.- Incomodidad: Muchas de estas personas no cuentan con una lavandería cerca de su casa y tardan hasta un día en entregar la ropa lavada.

2.- Inseguridad, en muchas ocasiones las prendas suelen extraviarse o dañarse.

3.- En ocasiones hay prisa por lavar la ropa y no se puede esperar a que la tenga lista o llevarla a la lavandería.

Muchos administradores de condominios podrían adquirir un equipo de estos e instalarlo en el edificio, tal vez en la parte superior dónde se lava la ropa y se tiende, lo cual generaría un valor agregado en el conjunto habitacional.

También se pueden crear negocios de lavado muy prácticos y económicos para el usuario, lo cual agilizaría enormemente la necesidad que se genera detrás de este tipo de servicios.

Es realmente económico el servicio para este tipo de equipos y mantenerlo en buen estado y puede generar mucha comodidad a quien tiene esta necesidad.

Otra oportunidad de negocio está cerca de zonas dónde hay concentraciones de condominios y población estudiantil, generalmente se han creado ciudades universitarias cercanas a las escuelas más populares de una ciudad y es aquí donde este mercado existe.

Enumerando las formas y posibilidades de negocio tenemos las siguientes:

1.- En los condominios o conjuntos habitacionales dónde la población le es más rentable lavar su ropa en un servicio público que comprarse una lavadora.

2.- En ciudades estudiantiles.

3.- En lugares dónde el ritmo de vida los absorbe el trabajo y las distancias.

4.- Ciudades turísticas.

5.- Capitales con oferta de trabajo para personal provinciano.

6.- Proyectos de construcción en que se ocupa un volumen grande de personal y se traen trabajadores de lejanos a la zona de trabajo.